Niebla mental 20 Jun 2022

BY: Calltek

Actualidad / Interesante

Comentarios:No hay comentarios

Niebla mental tras el COVID-19

En la actualidad, la mayoría de la población conoce, bien por propia vivencia o bien por la de sus allegados, los efectos del COVID-19. Sabemos cuáles son los síntomas más comunes, las últimas variantes e incluso cómo hay que tratarlo o cuándo debemos preocuparnos, pero, ¿sabemos lo que es la niebla mental?

Con cada nueva cepa hay un cambio en los síntomas, lo que nos hace estar alerta de forma constante. Y no solo hablamos de las cepas, podemos hablar también del post-COVID. Durante los tres meses siguientes a la infección de COVID, se ha observado que un porcentaje de las personas que lo padecieron sufren con persistencia pérdidas de memoria y de concentración. Esto se aplicó tanto a pacientes con síntomas leves como a los más graves.

 

¿Qué es la niebla mental?

Posterior a la recuperación de los síntomas más comunes de COVID, en ciertas ocasiones aparece un fenómeno llamado niebla mental. Las personas que la sufren la describen de diferentes maneras, pero más o menos con las mismas características:

  • Pérdida de memoria.
  • Dificultad a la hora de recordar, comprender o encontrar las palabras adecuadas.
  • Problemas de atención y concentración.
  • Sensación de abrumación a la hora de realizar tareas simples.
  • Confusión general o “aturdimiento”.
  • Mareos o faltas de equilibrio.

La niebla mental se resume como una alteración de las capacidades cognitivas, provocando olvidos y ciertas dificultades con la concentración y el lenguaje. Además, es importante destacar que muchos de los pacientes que la refieren no han sufrido ningún síntoma ni trastorno neurológico anterior. Es más, esta niebla mental puede darse incluso en individuos asintomáticos de COVID-19.

Es posible que estos síntomas persistan durante incluso más de tres meses, y es importante saber cuándo hay que simplemente convivir con ellos, y cuándo acudir a un profesional sanitario.

 

Señales de la niebla mental

Cualquier persona que crea que puede tener alguna de las siguientes señales, o una vez que estos síntomas llegan a interferir con su vida, debe dirigirse a un médico:

  • Dificultad de acceso a la memoria semántica: problemas para comprender y recordar palabras.
  • Problemas con la memoria episódica: por ejemplo, no recordar ciertas tareas o dónde se ha dejado un objeto.
  • Trastorno disejecutivo: dificultad a la hora de planificar y organizar.
  • Torpeza mental: sensación de lentitud o de estrés a la hora de cualquier respuesta mental.
  • Síntomas de ansiedad y depresión: estado de ánimo bajo, miedo, irritabilidad…
  • Trastornos del sueño y/o apetito.

En especial, es importante tener presente que si estas señales se encuentran asociadas a otro síntoma inusual (debilidad, dificultad para hablar/ver, hormigueos), debemos ir al médico de manera urgente.

 

¿Por qué ocurre?

Es posible que en algunos pacientes, el COVID-19 sea capaz de causar pequeñas lesiones cerebrales que podrían estar relacionados con esta niebla mental. Sin embargo, hay otros casos en los cuales, a pesar de no existir estas lesiones cerebrales, la persona tiene esta niebla mental igualmente.

Una de las sospechas médicas se centra en una activación del sistema inmunológico que puede tener como efecto secundario una afectación del sistema nervioso. Otra sospecha importante se centra en la hipótesis de que el hipocampo y parte del sistema límbico se ven muy afectadas por la pérdida del olfato y genera alteraciones en las nuevas neuronas.

Otras sospechas médicas son:

  • Ansiedad o depresión.
  • Desequilibrio en los neurotransmisores.
  • Déficit de vitaminas.

¿La niebla mental solo se da con el COVID-19?

A pesar de que pueda parecer que este fenómeno solo se da en pacientes de COVID, lo cierto es que cualquier otra enfermedad podría provocarlo. Si los investigadores están en lo cierto y esta niebla mental se produce a cause de una respuesta inmunológica, cualquier virus o bacteria, en realidad, podría desatarla también.

Generalmente, cuando un paciente padece una enfermedad grave, siempre cabe la posibilidad de que desarrolle problemas cognitivos. El único motivo por el que recientemente se está asociando más al COVID-19, es porque ahora mismo, hay más infecciones por COVID-19.

 

¿Hay tratamiento?

En la medicina actual, la manera de tratar la niebla mental en un primer momento es similar a la de una lesión en la cabeza. Es muy importante descansar lo suficiente y evitar el estrés.

De todas formas, es vital conocer al máximo posible cuál podría ser el origen de la niebla mental para poder tratarlo con eficacia. En función de este origen, nos decantaremos por uno u otro tratamiento.

Dado que no hay ninguna evidencia que sustente que la niebla mental es permanente, lo más probable es que tras unas semanas, el paciente vuelva a la normalidad. Para ello, lo mejor es tratar de volver a sus rutinas habituales y tratar de mantener un estilo de vida saludable y la mente ocupada.

Psicología Oscura 23 May 2022

BY: Calltek

Actualidad / Interesante

Comentarios:No hay comentarios

Psicología oscura: una guía rápida

Últimamente, es probable que hayamos oído hablar del término psicología oscura. Se trata de una corriente psicológica introducida recientemente, que puede utilizarse para hacer referencia a distintos rasgos de la personalidad poco deseables o atractivos. Estos rasgos son considerados inquietantes o peligrosos para nosotros mismos o para los demás.

A nivel común, la psicología oscura se conoce como el arte y la ciencia de la manipulación y control, preocupada por la naturaleza psicológica de las personas que se benefician de los demás. Se entiende el término de psicología oscura como el uso de tácticas de motivación, persuasión, manipulación y coerción para obtener algo.

 

Pero… ¿la psicología oscura es real?

En realidad, no es una rama que exista. Es cierto que hay áreas de la psicología que investigan el comportamiento de los criminales (como la psicología criminal) para determinar las razones tras sus actos. Este tipo de psicología también estudia los tipos de delincuentes y sus respectivas conductas delictivas. Por su parte, también nos encontramos con la psicología forense, que estudia los procesos mentales y las conductas de alguien, que se presentarán a un juicio.

Al mencionar la psicología oscura, es muy importante separar y explicar adecuadamente estos dos conceptos y especificar que, a pesar de que una persona encaje en los patrones de conducta de la psicología oscura, no tiene por qué ser o llegar a ser un delincuente. De la misma manera, una persona con este patrón de conducta del que hablamos no tiene por qué ser fácilmente reconocible: puede serlo cualquiera.

 

Tácticas relacionadas con la psicología oscura

Algunas de las tácticas que comúnmente se relacionan con la psicología oscura, y a las que nos podemos enfrentar diariamente, pueden ser:

  • Love Flooding: uso de afecto para pedir algo.
  • Mentira: también podemos incluir aquí la exageración de la verdad o las verdades parciales.
  • Negación del amor: retención del afecto con objetivo de conseguir algo. También se puede dar en forma de abstinencia, o lo que podemos conocer como “hacer el vacío”.
  • Restricción de elección: ofrecer opciones para distraer de la elección no deseada.
  • Psicología inversa: tratar de convencer a una persona con la intención de que haga lo contrario.
  • Manipulación semántica: uso de palabras de forma diferente a la que el receptor percibe.

 

¿Quién puede llegar a utilizar estas tácticas?

Si bien es cierto que hay personas que conocen estas tácticas y las utilizan en pos de su favor, hay otras que pueden llegar a usarlas sin ser plenamente conscientes.

Todo el mundo podría utilizar las herramientas de esta corriente psicológica, pero hay ciertas personas que parecen utilizarlas con más frecuencia:

  • Narcisistas: las utilizan para mantener la adoración y el elogio del resto a sí mismos.
  • Sociópatas: las usan para construir una relación superficial y aprovecharse de ella.
  • Líderes: pueden utilizar algunas o todas las tácticas para lograr un mayor esfuerzo o desempeño de sus seguidores.
  • Personas egoístas: usan estas tácticas para satisfacer sus propias necesidades, incluso a expensas de otra/s persona/s.

 

Patrón de conducta: la tríada oscura

La tríada oscura constituye un patrón de conducta de la personalidad basado en rasgos propios del narcisismo, la psicopatía y el maquiavelismo.

Este término hace referencia a personas con puntuaciones altas en ciertos test de evaluación, indicando que pueden causar malestar y problemas en el ambiente laboral. Son perfiles caracterizados por falta de empatía, comprensión, compasión, y que suelen resultar poco agradables en general. Este trío, asimismo, define lo que generalmente llamaríamos una “mala persona”.

Hemos de recalcar que la denominación “oscura” no indica que sean rasgos negativos, sino que quizá pueden expresar frialdad o maldad al expresar las emociones, cierto toque de agresividad, o poca honestidad.

El estudio de la tríada oscura se utilizar principalmente en la psicología aplicada, especialmente en la ley, la psicología clínica y la gestión empresarial.

 

Los rasgos de la tríada oscura

A pesar de ser conceptualmente distintos, las evidencias sostienen que los tres rasgos que componen la tríada oscura están estrechamente relacionados, y asociados con la manipulación.

 

Narcisismo

Las personas narcisistas tienden a centrarse en sí mismas, fantasear con el poder y necesitar admiración. El narcisismo puede ser un rasgo de personalidad o un tipo de trastorno de personalidad. Es conveniente no mezclar ambos significados, ya que existe una diferencia clara entre ambas acepciones. La personalidad narcisista puede atender a: sobrestimación de la propia valía; necesidad excesiva de admiración; fantasías constantes con el poder y el éxito; necesidad de ser especial; creencia de un derecho adquirido (creer que se merece un trato especial o que se le debe algo); explotación de los demás; carencia de empatía; envidia hacia los demás, o la creencia de que se le envidia; actitud arrogante y prepotente.

 

Maquiavelismo

Se trata de un comportamiento muy marcado, con actitud cínica y estrategias con el fin de servir a sus propios intereses. Su significado se asocia a la manipulación, la astucia y el engaño. Es un rasgo de la personalidad que implica una priorización absoluta de los propios intereses, donde la persona no duda en manipular o explotar a otros para lograr sus fines.

 

Psicopatía

Con su base en la falta de empatía, convierte a la persona en alguien desinteresado por los demás, o más bien, por sus sentimientos. Se trata de un tipo de trastorno mental caracterizado por la alteración del carácter o de la conducta social de una persona. Las personas que cuentan con este rasgo siguen ciertas pautas de conducta: se muestran distantes y ajenos, con conductas crueles; a pesar de ser capaces de distinguir lo moralmente correcto, no les importa; y muestran conductas deshonestas y manipuladoras. Además, son capaces de relacionarse con normalidad con su entorno, pero no pueden llegar a mantener una relación afectiva sincera y fiable. También es importante recalcar que algunas personas nacen con predisposición genética, y que se vincula al entorno en el que se desarrolla la persona.

 

Sadismo

Recientemente, también se ha estudiado la posible adición de las personas sádicas, que disfrutan al infligir dolor a los demás y destacan en los niveles altos de crueldad. Dado que varias de las características del sadismo son similares a las de la tríada, y al mismo tiempo, cuentan con aspectos únicos, algunos psicólogos consideran que debe añadirse y formar una “tétrada oscura”. Por otro lado, otros investigadores opinan que el sadismo no puede reducirse a los otros rasgos.

 

Psicología oscura y psicopatía

En 1941, H. Cleckley editó la obra The Mask of Sanity, considerado el origen del estudio clínico de la psicopatía. Décadas después de eso, en 1976, Cleckley propuso ciertos rasgos para definir las psicopatías subclínicas. En realidad, al mencionar la psicología oscura, por norma general se hace mención a estas características. Hoy en día son más relevantes debido a la importancia adquirida de la psicología, por ejemplo, en procesos académicos o empresariales.

 

Rasgos de la psicopatía

  • Encanto superficial, que puede resultar atrayente.
  • Inteligencia destacable.
  • Ausencia de pensamientos irracionales, alucinaciones y nerviosismo.
  • Falta de sinceridad y honestidad.
  • Conductas antisociales no justificadas.
  • Incapacidad para sentir vergüenza y expresar remordimiento, o expresar emociones intensas referentes a otras personas, como amistad y/o amor. Relaciones afectivas inestables.
  • Dificultad para aprender de las experiencias y para adquirir resiliencia.
  • Egocentrismo y narcisismo.
  • Pérdida de intuición y/o sentido común.
  • Conductas exageradas, tales como amenazas de suicidio.
  • Incapacidad para elaborar un plan de vida, o en su defecto, seguirlo.

 

 

 

Guerra de Ucrania 02 May 2022

BY: Calltek

Actualidad / Interesante

Comentarios:No hay comentarios

Guerra de Ucrania: ¿cómo nos afecta psicológicamente?

En un mundo tan globalizado como el actual, donde un conflicto bélico de este calibre era, hasta hace prácticamente un par de meses, impensable, llegan a nuestros oídos de forma contante tres palabras: la guerra de Ucrania.

Y es que, a pesar de que geográficamente no nos situemos “cerca” del conflicto, socialmente estamos más cerca que nunca. Especialmente gracias a los medios de comunicación, cualquier acontecimiento relevante llega a tener impacto en nuestra vida cotidiana, ocurra donde ocurra.

Tampoco ayuda, además, el encontrarnos todavía en plena recuperación de una situación como la de la pandemia. Estos dos últimos años, si bien han sido difíciles para todos, parecían estar tranquilizándose con la ayuda de las vacunas. Hasta ahora.

 

¿Qué supone la guerra de Ucrania?

En realidad, uno de los puntos que más podemos escuchar a la hora de oír hablar de la guerra de Ucrania es el parón en seco a la tranquilidad. Es un fenómeno que es capaz de generar opiniones muy diversas y un gran movimiento social (ya sea a favor de unas opiniones o de otras).

En primer lugar, es básico recalcar que parece que todos tenemos claro un punto primordial: “no a la guerra”, presente en redes sociales, campañas sociales y en todo tipo de medios de comunicación. Sin embargo, debemos ser conscientes que la interpretación y consecuente actuación de este desastre puede ser muy diferente dependiendo de la franja de edad en la que nos encontremos.

  • Niños: lo más importante es saber cómo explicarles qué está ocurriendo en Ucrania, para que no generen miedos irracionales o estrés innecesario. De esa manera, debe formar parte de las conversaciones familiares, pero solo transmitiéndole certezas y seguridad, evitando cualquier tipo de confusión. Es vital hacerles entender que hay cosas que suceden que no tienen una explicación plausible, o que pueden no tener respuesta en ese momento. También es bueno que tengan la sensación de que pueden ayudar, aunque sea simbólicamente.
  • Adolescentes: el caso de los adolescentes, no obstante, es más peligroso. Al utilizar frecuentemente las redes sociales, no llegan a ser ajenos del conflicto. Pueden no entender del todo qué ocurre, pero saben que hay víctimas, y eso puede provocarles sufrimiento y malestar psicológico.
  • Adultos: los más afectados son los padres de niños en edad escolar, que entienden el conflicto, se preocupan por sus consecuencias, y, además, por lo que puede repercutirles o esperarles a sus hijos en el futuro.
  • Personas mayores: quizá se pueda decir que, dada su edad o sus experiencias, sean la franja más capaz de relativizar el problema y sufrir menos que otros grupos.

Efectos psicológicos en España

En nuestra nación, es importante conocer cómo nos afecta a nivel psicológico este conflicto. Un factor básico en estos efectos es, precisamente, el factor distancia. Con esto nos referimos tanto a distancia geográfica como a distancia emocional: si hemos viajado a Ucrania o Rusia o nos sentimos involucrados de alguna manera, nos afectará más.

Miedo

Ante la aparición de una guerra, el primer efecto que podremos observar entre la población es el miedo. Dadas las situaciones similares anteriores, la gente de a pie relaciona la guerra con el caos, la incertidumbre, la pobreza y la violencia.

Aunque no nos llegue a afectar de manera directa, sí que podemos llegar a empatizar con las víctimas, especialmente para las personas con hijos. Estos últimos pueden llegar a plantearse una sensación añadida de miedo o de duda ante lo que les puede deparar el futuro a sus descendientes.

Ansiedad

La angustia ante la incertidumbre es habitual en este tipo de situaciones. La aglomeración de noticias acerca de la guerra de Ucrania ya nos está pasando factura a nivel psicológico. En su peor estadio, este tipo de ansiedad puede llegar a causar insomnio y hasta depresión.

Hemos de tener en cuenta que la forma en que nos afecte la guerra dependerá en un alto grado de nuestra capacidad de resiliencia, de adaptarse a las situaciones estresantes y/o nuevas. También podrían darse casos de síntomas físicos a causa de los nervios o el estrés, como cefaleas, problemas intestinales o dermatitis.

En términos generales, si sentimos que estos efectos nos sobrepasan y no logramos gestionar nuestras emociones, podemos terminar por tener una inadaptación muy importante a periodos bélicos. Es muy complicado saber cómo podemos tratar la ansiedad ante este tipo de situaciones, y por ello, es importante recurrir a profesionales, que harán que todo resulte más sencillo.

 

¿Qué podemos hacer para sobrellevar la guerra de Ucrania?

Os dejamos una serie de consejos para tratar de continuar con nuestras vidas de la mejor manera posible mientras dure el conflicto:

  • Mantener distancia respecto al problema: a pesar de que es importante empatizar, en ocasiones debemos recordarnos que nosotros nos encontramos a cierta distancia del foco. Si en algún momento consideramos que nos sentimos demasiado angustiados, o que nos está afectando sobremanera, lo mejor es considerar la distancia emocional.
  • Priorizar los problemas: la manera en que nos afecte la guerra de Ucrania dependerá de forma determinante de la salud psicológica que tengamos previamente. Sin embargo, podemos utilizar a nuestro favor esta situación, comparando lo que considerábamos problemas y dándole a cada cosa su importancia real.
  • Afrontar el miedo: debemos evitar que la guerra sea un tema tabú. A pesar de que el miedo es una emoción necesaria para la vida (ya que va intrínsecamente ligada a nuestro sentido de la supervivencia), no podemos permitir que nos domine. Debemos entender que podemos tener miedo, pero no ser nuestro miedo: debemos seguir adelante, a pesar de sentirlo. Hablar de ello, por ejemplo, con amigos y familiares, puede ser muy útil.
  • Consumir información real y relevante: ante la era de la desinformación, es primordial saber que no todas las noticias que llegan a nuestros oídos son ciertas. Es muy importante contrastar la información y no creernos rumores o bulos.
  • Limitar el consumo de información: en ocasiones, nos puede parecer que la mejor solución es “saberlo todo”. En casos como este, donde abundan las malas noticias, es más adecuado limitar las horas de consumo para no obsesionarnos con el tema.

 

Si quieres ayudar a Ucrania, puedes echar un vistazo a ACNUR (aportaciones económicas) o Cruz Roja (ayudas económicas y voluntariado). Recuerda, que, además, nosotros nos encontramos disponibles para ayudarte a superar esta difícil etapa si lo necesitas.

¡Ánimo y di NO A LA GUERRA!